Publicación mensual del MLN-TUPAMAROS
nº 8 / el fogón
Secretos de Familia: Internet se decidirá en Dubái
Por: Nicolás Caitán y Alexandra Dans

Del 3 al 14 de diciembre, todo puede cambiar para los usuarios de Internet.  La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) celebrará la Conferencia Mundial sobre Telecomunicaciones Internacionales (WCIT por su sigla en inglés), un espacio donde se revisará el tratado global conocido como Regulaciones Internacionales de Telecomunicaciones (ITRs en inglés). Este tratado fue acordado en 1988 y será revisado por primera vez este año.  Algunas de las revisiones propuestas sugieren un incremento de los controles sobre Internet por parte de los gobiernos, lo que podrá tener un efecto adverso sobre cómo las redes son gestionadas y sobre su futuro desarrollo. [1]

 
Para el lector, las propuestas presentadas a la UIT por parte de algunos gobiernos quizás no parezcan tan diferentes de las leyes ACTA, SOPA y PIPA y sus patrocinadores. Sin embargo, a diferencia de las propuestas presentadas en la UIT, estas no fueron propuestas realizadas directamente por gobiernos.  Por ejemplo las propuestas de las leyes SOPA y PIPA nacieron de la mano de dos Senadores americanos (Lamar Smith y Patrick J. Leahy respectivamente) pero finalmente no fueron aprobadas por el Senado americano. Un caso muy diferente es el de los capítulos que tratan sobre propiedad intelectual en los tratados como ACTA y TPP, también llevados adelante esta vez directamente por el gobierno de los Estados Unidos, y que podrían tener potencialmente los mismos efectos para los usuarios que una UIT y sus gobiernos regulando Internet. Pero cabe destacar dos diferencias fundamentales: en el caso de tratados comerciales entran en juego otros intereses (ya no exclusivamente de los gobiernos y básicamente de índole económica y no política) y dichos acuerdos no se enfocan primeramente y exclusivamente en la piratería en Internet sino que, por ejemplo, incluyen disposiciones para evitar la falsificación de bienes y medicamentos.
 
Lo que se discute en Dubái sí está centrado en las telecomunicaciones y en Internet y para muchos críticos del proceso, el problema reside justamente en intentar crear un paralelismo entre ambos modelos ya que el modelo de Internet difícilmente puede describirse en los mismos términos que el modelo tradicional de las telecomunicaciones. Las numerosas diferencias entre ambos modelos impiden establecer un marco base y reglas de regulación comunes para ambos.  


  Modelo del sector tradicional de las telecomunicaciones Modelo de Internet
Tipo de gestión Centralizada Descentralizada
Fronteras nacionales Significativas Irrelevantes
Percepción del usuario Bien privado Bien público
Forma de cobro Pago directo: cobro por servicio Pago indirecto: cobro por suscripción y publicidad
Aspecto clave Interoperabilidad Convergencia
Negociación Lenta y costosa Ágil y flexible
Modelos de negocio Inversión concentrada en el operador de la red Inversión distribuida
Origen de la innovación Operadores económicos Usuarios y universidades
 
Tabla.  Características principales de los modelos de gestión de las TIC[2]
 
No es preciso extendernos sobre todas las diferencias enumeradas en la tabla presentada, pero creemos importante resaltar que mientras que en el modelo tradicional de las telecomunicaciones todas las funciones de gestión son asumidas internacionalmente por una única organización (la Unión Internacional de Telecomunicaciones- UIT), en el modelo de Internet los recursos son gestionados por un conjunto de entidades: por un lado las que se encargan de los protocolos y estándares técnicos y por otro las que son responsables del sistema de nombres de dominio y las direcciones IP (estas son IAB, IETF, W3C, ISOC e ICANN).  [3] Este conjunto de entidades funciona según lo que en inglés se conoce como  multiskateholderism, o múltiples actores. La inexistencia de este modelo de múltiples actores en el sistema de las Naciones Unidas es justamente el caballo de batalla de los que se oponen al control de Internet por parte de la UIT.  Y es que la UIT es un órgano dentro del sistema de las Naciones Unidas y se maneja según los mismos principios, es decir, un ambiente donde las decisiones se toman a puertas cerradas únicamente entre los gobiernos (según el principio "un país, un voto").
 
Asimismo, muchos de los que critican el modelo de la UIT afirman que el mismo es obsoleto, opaco y burocrático, lo que iría en contra del caos creativo que fomentó la innovación y el propio desarrollo de Internet. Peor aún, muchos activistas y organizaciones de Derechos Humanos advierten sobre el peligro para la libertad de expresión si gobiernos como Rusia, China, algunos países Africanos y Árabes lograran un mayor control sobre Internet en sus países.
 
Vint Cerf, considerado como uno de los padres de Internet, afirma que “además de representantes de los gobiernos, tendrían que contar con técnicos, académicos y empresas que han impulsado el crecimiento de Internet”, y agrega: “Rusia tiene intención de proponer algo así como unas reglas del juego con un nombre muy inocente. Lo llaman “protección a los usuarios”, cuando lo que quieren es poder censurarlos. A mí me da vergüenza que haya gobiernos que pongan por delante la censura a la seguridad”.[4]
 
Efectivamente, los países que piden mayor control sobre Internet afirman hacerlo en nombre de la seguridad de los usuarios poniendo como ejemplo problemas como la pornografía infantil y los robos de identidad.  Si bien estos temas merecen lógicamente toda nuestra atención, la solución a los mismos no puede ir en contra de nuestras libertades [5].
 
Veamos por ejemplo lo que sucedió hace muy pocos días en Siria, cuyo gobierno ha liderado durante muchos años una posición en contra de una red abierta y participativa. Con el antecedente de lo sucedido en Egipto durante la primavera árabe, donde  el gobierno de Mubarak realizó un apagón de Internet, Siria realizó un apagón de similar características cortando todas las comunicaciones a través de Internet el 29 de noviembre de este año, frente a los incidentes en Damasco.
El Día Mundial contra la Impunidad de este año, iniciativa liderada por IFEX (red mundial para la expresión libre), nos ofrece muchos ejemplos del peligro que representa el control de gobiernos sobre Internet. Citemos el caso de Hussein Ghrer, bloguero de Siria, torturado y actualmente desaparecido por escribir en favor de una Siria libre; el caso de Aseem Trivedi, caricaturista digital de la India, arrestado y acusado de sedición, lo que conlleva una pena máxima de cadena perpetua; o finalmente el caso de  Nguyen Hoang Vi, bloguera de Vietnam, quién fue detenida sin cargos, golpeada y que se encuentra actualmente bajo vigilancia por bloguear sobre protestas y temas sociales. [6]
 
En esta semana crucial para el futuro de Internet, llegan varias campañas [7] a favor de una Internet libre y abierta y en contra de que Internet quede únicamente en manos de los gobiernos, que varios no consideran aptos ni lo suficientemente flexibles y rápidos como para gestionar esta nueva infraestructura, aún sin considerar los temas de censura política. Paradójicamente la propia CEPAL, otro órgano de las Naciones Unidas, informaba a través de su cuenta de Twitter el 2 de diciembre, día previo al inicio de WCIT,  que "Un gobierno requiere 20 años para dar el salto al mundo digital"... [8].
 

[1] “Stop the Net Grab”: NRO shares concerns about the WCIT process

[2] Coordinador Jorge Pérez, La Gobernanza de Internet, Contribución al debate mundial sobre la gestión y el control de la red, Editorial Ariel, 2008, página 23.

[3] IAB (Internet Architecture Board), IETF (Internet Engineering Task Force), W3C (World Wide Web Consortium), ISOC (Internet Society) e ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers).

[4] Vinton Cerf alerta de la amenaza que se cierne sobre Internet

[5] Recomendamos la relectura de los mundos "perfectamente controlados" de Huxley (Un mundo feliz) y Orwell (1984). 

[6] Día Mundial contra la Impunidad

[7] PROTECT GLOBAL INTERNET FREEDOM; Stop the Net Grab; Tell the ITU: The internet belongs to us!; A free and open world depends on a free and open web; 

[8] Un gobierno requiere 20 años para dar el salto al mundo digital